Oscars 2013: Seguimiento en directo

Facebooktwittergoogle_plus

Una hora para la madrugada del domingo 24 al lunes 25 de marzo en España. Dos del mediodía en Los Ángeles, California. ¿Sofá? En posición. ¿Estufa? Puesta, pero no durará mucho. ¿Mantas? Tengo tres preparadas. ¿Café? Me acabo de tomar uno. ¿Películas? Vistas las nueve nominadas y alguna de propina. ¿Porra? Preparada. ¿Día libre en el trabajo? Solicitado y aprobado, me prometí no volver a hacer nunca más el experimento de terminar la noche desayunando para ir a la oficina. Ya solo falta que las webs candidatas para brindarme los Oscar de este año no me fallen.

Es tragarme un par de anuncios de la televisión norteamericana y ya pienso que llevo demasiado tiempo sin cruzar el charco. Y apenas hace año y medio… yo no nací donde me tocaba.

Empieza el desfile de modelitos y micrófonos en la alfombra roja. Paso a modo maruja.

El “repaso” a las candidaturas que se están marcando en el canal que estoy viendo no tiene desperdicio: para cada actriz nominada están recordando todos los modelitos que ha ido luciendo en cada entrega de premios de los últimos meses. Y no son pocas; ni actrices ni ceremonias…

Tiempo ahora para las respuestas de algunos nominados a la pregunta “¿Qué hiciste cuando dijeron tu nombre?”. Hugh Jackman, Sally Field… no seré yo quien discuta el sex-appeal de Jennifer Lawrence, pero creo que a esta chica cada vez se le va más la mano con el maquillaje. Y sí, pienso ponerme en plan maruja hasta que empiece la gala.

Deduzco que en sudamérica la encargada de televisar la ceremonia será TNT. Todos los streamings latinos que encuentro tienen sintonizado ese canal, que ahora mismo está emitiendo Resacón en Las Vegas. Y van por el momento en el que se encuentran con Mike Tyson, así que todavía le queda…

¿Cuántos años deberán pasar para que todos los medios dejen de sacar a relucir la historia de Hillary Swank yendo a un fast food horas después de ganar un Oscar?

A mí Almudena Ariza me cae muy bien, pero ya que los de TVE están dejando de fondo imágenes de la señal oficial, podrían ofrecer el audio original aprovechando el TDT. Pero claro, aprovechar las posibilidades del TDT en este país no suele ser muy habitual.

Final del último cuarto. Golden State gana a Minnesota por 100 a 99 tras fallar los Timberwolves una canasta decisiva. Ricky Rubio se cabrea. Sí, sigo buscando canales…

¡Yepa! La web que estaba transmitiendo el canal oficial de los Oscar ha cambiado a ABC, así que quizás sí me ofrezcan los premios. Ataque a una mujer en Chinatown, tiroteo en Brooklyn, persecución en Las Vegas Strip… joder, hasta los informativos norteamericanos son mejores que el cine español.

Los de informativos de ABC7 zanjan la polémica sobre la justificación de las torturas en Zero Dark Thirty con testimonios de una madre que perdió a su hijo en el 11-S, entre otras nada emocionalmente afectadas declaraciones. La leche…

Dejar de fondo sin prestarle atención la cobertura que da la ABC a la última intervención del Papa. Distinguir la palabra “prostitutes”. Sentir que ya has amortizado la noche.

00:35 horas y la ABC ya está dándolo todo desde los aledaños del Dolby Theatre. ¡Ésto marcha!

Jessica Chastain, Amy Adams, Reese Whitespoon… por ahora todo relativamente discreto en la alfombra. A ver si llegan Helena y Tim…

Hablando un poco de cine para variar, los “expertos” de la ABC coinciden con el sentir mayoritario. Que Ben Affleck no fuese nominado a mejor director pero acto seguido su película empezara a acumular premios ha conseguido que esta edición tenga un extra de emoción respecto a los últimos años.

Quvenzhané Wallis, la niña protagonista de Beasts of the Southern Wild, se ha presentado muy mona ella, con un bolso con forma de perro. Me estoy temiendo una invasión de bolsos perrunos en cuestión de semanas.

Jennifer Lawrence no sabe sonreír, nivel Sheldon Cooper.

Las muchachas de OTRC.com se despiden y empieza un segundo programa de cobertura de la alfombra roja, ya con menos cotilleo y más cine, supuestamente. Y lo presenta la maravillosa Kristin Chenoweth, así que todo son buenas noticias.

Nada, la primera entrevista es a Jessica Chastain y seguimos hablando de vestiditos. Está visto que las tres horas previas son para lo que son. Por cierto, si fuera un pelín más exhuberante, veo ahí un parecido con Jessica Rabbit.

Lea Michele ahora protagoniza anuncios de L’oreal. Y sigue teniendo la misma guantá’ con la mano abierta que en Glee.

No sé si es el maquillaje, algunos kilos de más o la señora mayor de pelo blanco que siempre le acompaña, pero Catherine Zeta-Jones últimamente me da lastimica.

Digo yo que podrían aprovechar el tirón de los Oscar para dar publicidad a películas algo más decentes que el DVD de Crepúsculo y una tal “Jack, the Giant Slayer”.

La cuenta atrás de 60 minutos cuando dan aquí las 01:30 no ayuda a mantener el ánimo.

En un solo minuto Joseph Gordon-Levitt ha hablado más de cine que el resto de entrevistados en hora y media. Y no, mi declarada atracción por el bueno de Joseph no tiene nada que ver.

Lo de que Bradley Cooper sea el nuevo sex-symbol del cine norteamericano no termino de verlo. Aunque reconozco que lo de presentarse acompañado de su madre le da puntos.

Red Widow. ¿Qué fé se le puede tener a una serie que para promocionarse utiliza el reclamo “Del guionista de la saga Crepúsculo”?

Daniel Radcliffe, otro que va directo al saco de “No eres británico, qué va…”.

Comparada con Matthew Perry y Courtney Cox, la verdad es que Jennifer Anniston lleva lo de envejecer bastante bien.

Aprovechan la presencia de Halle Berry y su pasado como chica Bond para recordar que habrá sorpresas para conmemorar el 50 aniversario de las películas de 007. Otro aliciente para la noche.

A Anne Hathaway le han dicho que se ría mucho para aprovechar esa boca estilo Julia Roberts que gasta. Y ella obedece.

“Jamie Foxx, enhorabuena por tu trabajo”. Claro Jamie, solo has perdido una oportunidad cojonuda para que te volvieran a nominar.

No sé si está mejor o peor, pero esa no es Renée Zellweger. Por fin imágenes desde dentro del teatro, esto ya está a punto. ¡Cinco minutos!

Esos diez segundos en los que me he quedado sin respiración mientras el autor del streaming cambiaba de canal.

“Bienvenidos a los Oscar. La pregunta: ¿Cuándo se marchará Tommy Lee Jones? empieza ahora.” No empieza mal Seth.

“La historia de Argo es tan Top Secret, que la Academia de Hollywood no sabe quién es su director.” ¡Toma!

La obsesión que tiene MacFarlane con el Capitán Kirk de Star Trek también ha llegado a los Oscar.

El primer número musical de MacFarlane sigue la línea absurda, ofensiva y políticamente incorrecta de sus series. Un recordatorio de todas las actrices a las que se les ha visto “al natural”. We saw your boobs!

La escena del accidente de Flight recreada con calcetines. De momento MacFarlane me está gustando MUCHO. Tirando mucho de piezas de video al estilo de sus series.

Tras la sucesión de videos y números musicales del bueno de Seth, Octavia Spencer empieza a entrar en materia. El primer premio será para el mejor actor secundario.

Y sigue el pleno de Christoph Waltz. Dos nominaciones, dos Oscars. Y los dos con Tarantino. Primer acierto en la porra, aunque éste estaba bastante cantado.

Agradecimiento a director, compañeros de reparto, productores… todo muy estándar y correcto. Más y más buenas palabras para Quentin, jugando con la historia de Broomhilda que juega un papel importante en Django Unchained. ¡Primera pausa!

Melissa McCarthy y Paul Rudd en el escenario. Intercambio de gracietas bastante pobre para dar paso al mejor cortometraje de animación. Maggie Simpson contra Paperman… y gana Paperman. Muy recomendable cortometraje que mezcla dibujo tradicional con las últimas tecnologías. ¡Dos de dos!

Escueto agradecimiento y, todavía sin cambiar de presentadores, seguimos con la animación, esta vez con la categoría de largometraje. Brave puede con Tim Burton y Wreck It! Ralph. Ea, primer fallo en la porra.

Llega Reese Witherspoon con música de Johnny Cash. Su papel en Walk The Line sigue persiguiéndole. Presenta la primera tanda de cintas nominadas a mejor película. Pequeños fragmentos de Les Misérables, Life of Pi y Beasts of the Southern Wild. En la calidad de los montajes sale claramente reforzada la última y muy perjudicada la primera. Beasts además se lleva la ovación al terminar el video.

Bromas de MacFarlane sobre la edad de Quvenzhané, incluyendo puya a Clooney y sus jovencitas acompañantes. Da paso ahora a varios de los primeras espadas de The Avengers. Mucha química entre los cinco para presentar el Oscar a mejor fotografía.

Estatuilla para Life of Pi, lo cual no era difícil vaticinar ante el espectáculo visual que presenta la cinta de Ang Lee. Nervioso agradecimiento y más chascarrillos entre Jackson, Downey y compañía para presentar los nominados a mejores efectos visuales. Premio para… pues otra vez para Life of Pi. ¡Ojito que de momento lleva pleno! Musiquilla de tiburón para sugerir a los premiados que corten el discurso de agradecimientos. Segunda pausa.

Turno ahora para el mejor vestuario. Se lo lleva la favorita, Anna Karenina, para disgusto de la única representación española de la noche que era el vestuario de Les Misérables. Y tras la ropa, el maquillaje. El Oscar es para Les Misérables… lo cual creo que no tiene mucho sentido cuando su rival directo era el exceso de maquillaje de The Hobbit. Por ahora solo han tenido que sacar a pasear al tiburón en los agradecimientos de los efectos especiales. Se agradece.

Halle Berry presenta el homenaje a los 50 años de James Bond, y lo hace con un video que viene inevitablemente amenizado por la pegadiza sintonía de 007. Suena ahora Live and let die, para finalmente dar paso a la interpretación de Goldfinger en directo desde el Dolby Theatre.

Django y Broomhilda o, lo que es lo mismo, Jamie Foxx y Kerry Washington presentan la categoría de mejor cortometraje. Premio para Curfew, que por lo menos se sale del estándar de que en estas categorías solo nominen y ganen obras relacionadas con situaciones provocadas por la guerra y la posguerra.

Y siguiendo con los cortometrajes, turno ahora para el documental. Premio para Inocente, cuyos creadores se llevan galardón por primera vez tras estar nominados a mejor largometraje documental en una ocasión anterior. A ver si hacen hueco para algún premio más relevante, que dar todos los técnicos y de segunda fila del tirón no ayuda en nada a mantener enganchado al espectador.

A ritmo de Schindler’s List, Liam Neeson presenta la segunda tanda de películas nominadas al premio gordo. Piezas, de menos a más acertadas, de Zero Dark Thirty, Argo y Lincoln, esa película cuyos discursos del protagonista se prestan a trailers y montajes muy atractivos, pero que luego pierde toda su fuerza en la obra completa.

Comentario bestia de MacFarlane en referencia al asesinato de Lincoln… está siendo menos cañero de lo que él sabe pero de vez en cuando suelta alguna joya. Aparece ahora sobre el escenario Ben Affleck, uno de los llamados a ser protagonista de la noche incluso sin estar nominado. Presenta el Oscar a mejor documental, que se lo lleva Searching for Sugar Man. Castañazo de MacFarlane a Prometheus sobre la campana de una nueva pausa publicitaria.

El dúo de agentes secretos formado por Jennifer Garner y la nominada Jessica Chastain presenta una de las categorías menos emocionantes de la noche, la de mejor película de habla no inglesa. Obvio premio para Amour, también nominada a la categoría grande. Película dura y sin filtros sobre una pareja anciana que se enfrenta al inevitable final.

La figura de cera de John Travolta presenta un numero… no, un numerazo musical. Catherine Zeta-Jones vuelve a vestirse de Velma Kelly para interpretar el fantástico All That Jazz de la premiada Chicago. Jennifer Hudson, algo más floja en la interpretación, vuelve a recrear los minutos más emocionantes de Dreamgirls. Y como brochazo final, gran parte del reparto de Les Misérables pone sobre la mesa el quizás mejor fragmento del musical. Ahí queda su candidatura. Nueva pausa publicitaria, que volver a sentar a tanta gente en el palco no puede hacerse con cámaras delante.

Falsa modestia de MacFarlane comparando a los presentes consigo mismo… que ha hecho Ted. Y precisamente Ted junto a Malk Wahlberg son los encargados de presentar los premios sonoros. Ted saca el arsenal sobre los judíos y la industria del cine, un clásico de MacFarlane. Wahlberg queda en evidencia, más ortopédico que un oso animado. La mejor mezcla de sonido es la de Les Misérables, y la mejor edición de sonido es… ¡un empate!

Se reparten dos premios idénticos, uno para Zero Dark Thirty y otro para Skyfall. Supongo que, aunque no habitual, no debe ser la primera vez que ocurra una situación así, pero desde luego en mi caso es la primera vez que soy espectador de ello. Y ni por esas he acertado el pronóstico para esta categoría, que yo otorgaba a Life of Pi.

Con Christopher Plummer vuelven los premios más esperados: es hora de conocer quién se lleva el premio a mejor actriz secundaria. Y se completan los pronósticos en los roles secundarios cuando Anne Hathaway sube a recoger su estatuilla. Evidentemente con los premios principales no sacan a pasear la música de tiburón tan alegremente; Anne tiene todo el tiempo del mundo para agradecer el premio a todo el que quiera.

Turno para el discurso del Presidente de la Academia, que invita a todo el mundo a visitar el nuevo museo inaugurado en Los Ángeles. Ni una sola referencia a la pirateria, igualito que en los Goya. Presenta a los jóvenes ganadores de un concurso de talentos celebrado a nivel mundial.

Sandra Bullock presenta el premio a mejor montaje… que podría ser el que empiece a dar pistas sobre el devenir de la noche. Y se lo lleva Argo, que puede que haya despertado justo cuando era necesario hacerlo. Aunque no hayan sido premios mayores hasta ahora, que Lincoln tenga todavía el contador a cero debería empezar a preocupar a Spielberg.

Jennifer Lawrence, la nueva chica de moda de Hollywood, presenta la actuación musical de Adele, que interpreta el nominado y favorito tema central de Skyfall, última entrega de 007. La gente está encantada con esta pieza, aunque mis preferencias musicales me impiden ponerla por encima del bestial You Know My Name de Chris Cornell. Soy un absoluto ignorante de la carrera de Adele pero su interpretación, tanto en voz como en presencia sobre el escenario, me ha parecido flojita, flojita…

Ni un solo corte publicitario sin su correspondiente anuncio de algún teléfono de Samsung. Nada mejor que un departamento de márketing con dinero.

La temible -por su aspecto- Nicole Kidman presenta la tercera y última ronda de obras nominadas a mejor película. La sobrevalorada Silver Linings Playbook, la exquisitamente absurda Django Unchained y la durísima y ya premiada Amour.

Daniel Radcliffe y Kristen Stewart -cojeando y sudando, se debe haber pegado un buen golpe- presentan el premio a mejor diseño de producción. Y es ahora cuando estrena Lincoln su casillero, justo a tiempo para que Argo no pueda respirar tranquila. La lucha está servida…

MacFarlane anuncia que llega el momento en el que bien Javier Bardem, bien Penélope Cruz o bien Salma Hayek suben siempre al escenario. Y no se equivoca, porque es Salma la que aparece para presentar los Governors Awards, que es una ceremonia independiente en la que se entregan premios honoríficos.

Si antes hablo… primer anuncio de Apple. Aparecen ahora que empiezan los premios gordos… ¡no saben na’!

George Clooney, otro fijo en estas noches, presenta el inevitable momento In Memorian para recordar a los fallecidos. Los nombres más conocidos, los de Michael Clarke Duncan, Tony Scott y Ray Bradbury… por lo menos los más conocidos para mí, vaya. Barbra Streisand aparece para rematar el homenaje a ritmo de “Memories”. Y yo me acuerdo de South Park. Este bloque entre pausas publicitarias ha sido exclusivo para los difuntos, no sé si ha sido una decisión muy sabia…

Las cinco de la mañana. Octava vez que me trago el anuncio sobre los cruceros de Royal Caribbean. Pero bien, eh…

Venga, vamos a darle ritmo a ésto. Con motivo de los 10 años del triunfo de Chicago, suben al escenario Richard Gere, Renée Zellweger, Catherine Zeta-Jones y Queen Latifah. No era difícil deducir que venían para presentar el Oscar a mejor banda sonora. Un premio que se lleva Life of Pi, y por la reacción del público diría que se trata de una sorpresa.

Turno ahora para la mejor canción original. Suddenly (de Les Misérables) y Skyfall ya han aparecido en momentos previos de la ceremonia. El tema de Chasing Ice -interpretado por Scarlett Johansson- y el de Life of Pi se presentan en video. Y aparece Norah Jones en el escenario para interpretar la canción de Ted, única representación del debut en el cine del presentador de la gala. El premio es para Adele por su Skyfall, otro de los Oscars que dejaban menos lugar a dudas en esta edición.

Y tras esta nueva pausa no queda más remedio que inyectar más adrenalina a la noche. Ya solo quedan los 6 grandes: guiones, protagonistas, director y el broche final en forma de mejor película. Nadie nos libra de llegar a las 6 de la mañana.

Si no lo he entendido mal, la música que está sonando durante la ceremonia en realidad está siendo interpretada en directo por una orquesta encerrada en el edificio de Capitol Records. Curioso esfuerzo de logística para hacer encajar imagen y sonido separados físicamente de esa forma.

Charlize Theron aparece acompañada de Dustin Hoffman. Todos los “viejos zorros” de la industria están convirtiéndose en clones según pasan los años: Hoffman, Michael Douglas, Richard Gere… Dustin y Charlize dan paso a los premios para guionistas.

El mejor guión adaptado es el de Argo, que sigue manteniendo intactas sus opciones para ser la ganadora de la noche. La historia del rescate de funcionarios norteamericanos bajo la tapadera de una película de ciencia ficción es tan surrealista y a la vez bien llevada a la gran pantalla, que difícilmente se puede discutir que merezca el Oscar.

El mejor guión original es el de Quentin Tarantino por Django Unchained. En ambos casos, los guionistas han hecho doblete juntando el Oscar con el Globo de Oro. Quentin realiza uno de los discursos de agradecimiento más elocuentes de la noche, con una primera mitad llena de flores hacia su reparto y un epílogo proclamando éste como el año de los guionistas, tanto en la categoría de adaptado como en la de original.

Aprovechando la pausa para recapitular: por ahora, Argo ha podido con Lincoln en las dos categorías de cierto renombre en las que ambas cintas tenían opciones. Ya sabemos que Affleck no podrá hacerle sombra a Spielberg en las categorías al director y protagonista, pero el último premio de la noche sigue manteniendo toda la incertidumbre con la que empezaba la jornada.

Turno para veteranos: Jane Fonda y Michael Douglas traen a la palestra el Oscar a la mejor dirección. Aplausos muy repartidos durante el repaso de las nominadas, y el premio es finalmente para… ¡Ang Lee por Life of Pi! Este anuncio roza la categoría de sorpresa mayúscula, y la ovación del público puesto en pie así lo sugiere. Ang Lee, muy tímido, califica a su protagonista literalmente de milagro. A Lincoln la carrera final se le está haciendo muy cuesta arriba…

Como es tradición, el vigente mejor actor protagonista llega para presentar a la nueva mejor actriz. Jean Dujardin, protagonista de The Artist y levemente ninguneado en el discurso inicial de MacFarlane, presenta una categoría que no está en absoluto clara. El duelo entre Lawrence y Chastain tiene como vencedora a… Jennifer Lawrence. Lo único verdaderamente justificable de Silver Linings Playbook, que en lo personal me ha parecido una comedia romántica camuflada de algo que no es. Lawrence recibe el que puede ser el empujón definitivo para darle notoriedad a su carrera para muchos, muchos años. No hubo sorpresa ni para la anciana Riva ni para la prematura Wallis.

Al parecer Lawrence se ha alejado del atril a base de tropiezos y caídas, pero me ha debido pillar despistado…

Seth MacFarlane no encuentra palabras para introducir a la omnipresente Meryl Streep. Recién perdido su trono a mejor actriz por interpretar a Margaret Thatcher, presenta ahora al nuevo rey de la interpretación masculina. Una polémica categoría, ya que dejar fuera a John Hawkes por The Sessions o al protagonista de Amour parece incomprensible a los ojos de mucha gente. Las escasas opciones de sorpresa que atesoraba Hugh Jackman se desvanencen cuando se pronuncia el nombre de Daniel Day-Lewis, uno de los Oscars que más claros parecían desde que se inició la carrera.

Day-Lewis rompe un poco su semblante siempre serio para bromear con Meryl Streep y agradecer a familiares, Spielberg, y al espíritu de Abraham Lincoln. Y de propina, “to my mother”.

De forma totalmente agradecida y contra pronóstico no nos vamos a publicidad. Aparece Jack Nicholson para ponerle fin a la noche… pero no será él quien haga una última presentación de las nominadas, si no Michelle Obama a través de la gran pantalla conectando en directo con la Casa Blanca. Michelle, que siempre me ha parecido sacada de una serie de Antena 3 a las dos del mediodía, da un discurso sobre cómo el cine es una fuente de motivación y superación, etcétera etcétera.

De nuevo en el plató, Nicholson empieza a nombrar las nueve candidatas al trono. Y la mejor película es, en palabras de la Primera Dama… ¡ARGO! Ben Affleck lo ha conseguido. De más que discutido actor a tremendamente reputado director -incluso sin nominación por ello-, pasando previamente por inesperado guionista.

Suben al escenario los productores -Affleck, Clooney y “el otro”-, Alan Arkin y Bryan Craston, entre otros. “El otro” aprovecha sus minutos de gloria para agradecer a Ben su dirección, que parece visiblemente afectado. Esa mañana en la que su nombre no figuró entre los elegidos para mejor director debió ser agridulce, pero irónicamente supuso el pistoletazo de salida para una carrera en la que no ha hecho más que cosechar premios. Hecho un manojo de nervios y hablando como una metralleta agradece el reconocimiento a su mujer, a Spielberg, a sus ocho rivales, a Canadá… y aprovecha su último aliento para recordar que no importa cuántas veces te golpeen. Siempre se tiene la opción de volver a levantarse.

MacFarlane invita al escenario a Kristin Chenowith para cerrar la noche con un número musical sobre los “losers” -perdedores- de la noche.

Son las seis de la mañana, así que no voy a extenderme demasiado. Por número de premios, los ganadores han sido Life of Pi (4), Les Misérables y Argo (3), Lincoln y Django (2) y Silver Linings Playbook y Zero Dark Thirty (1). En un palmarés tan repartido, los premios a mejor guión y mejor película proclaman como vencedora a Argo, pero con un más que digno papel de Life of Pi -incluida mejor dirección- y Django Unchained con su guión más Christoph Waltz. En el lado negativo Les Misérables y Lincoln, que pese a sus dos premios se ha quedado a las puertas de otras 10 estatuillas. Zero Dark Thirty y Silver Linings Playbook aspiraban a poco y con poco se quedaron, y Beasts of the Southern Wild, incluso yéndose de vacío, no creo que vaya a lamentarlo. Amour, por su parte, se llevó lo que vino a buscarse: los premios a película y actriz protagonista eran una utopía.

Seth MacFarlane ha pasado la prueba, aunque con un tono muchísimo más suave del que suele desplegar en sus trabajos. Y en cuanto a mi pronóstico, he acertado solo 10 de las 24 categorías. Sin embargo me voy con buen sabor de boca, ya que en la lucha entre Argo y Lincoln me declaraba claramente a favor de la primera. Lo más gracioso es que mi pareja, que apenas ha visto una película y media de las nueve nominadas, ha acertado una categoría más que yo.

Terminaron los Oscars, y yo en el silencio de mi despacho lo he disfrutado mucho. Y ahora, si me lo permitís, me dispongo a alegrarme enormemente de haber decidido solicitar este lunes como día de vacaciones y poder irme directamente a la cama. Buenas noches… o lo que sea.

Facebooktwittergoogle_plus

Un pensamiento en “Oscars 2013: Seguimiento en directo”

  1. En realidad he visto una (Beasts of the Southern Wild) y dos medias (media Lincoln y media Life of Pi)… y me alegro enormemente de que no se haya cumplido lo de cada año de que gana la única que he visto… pero bueno, ahora veré Argo y Los Miserables.

    Buenos comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *