Un año de series

Facebooktwittergoogle_plus

The Big Bang Theory

Nota: el siguiente texto habla de series emitidas o en emisión durante el presente año 2012, pero sin desvelar detalles de sus tramas que anulen el efecto sorpresa para el espectador. Todas las observaciones son evidentemente subjetivas, aspecto que no debería ser necesario aclarar.

Hola, me llamo Alberto y estoy relativamente enganchado a las series de televisión. Nada nuevo hasta aquí.

Siguiendo la idea de David Alandí, omnipresente cyberamigo al que persigo por todas las redes sociales habidas y por haber, creo que es una buena idea hacer un ejercicio de balance y resumir brevemente qué se cuece por la televisión estadounidense y, en menor medida, británica. Un intento de conservar un espíritu crítico que, dicho sea de paso, cada vez parece escasear más entre los tv-addicts, aunque eso es un tema que da para otra ocasión.

A primera vista ha sido un año de estrenos muy pobres y un nivel no especialmente brillante, pero de cualquier parte se pueden extraer cosas positivas. Vamos allá.

Lo nuevo… y bueno

Homeland || Serie de intriga, conspiraciones, política y terrorismo que ha supuesto uno de los mejores estrenos del año, percepción bastante unánime tanto por el público como por la crítica (Globo de oro mediante). Consigue dejar en ascuas al espectador como pocas lo han hecho últimamente y se apoya en unas actuaciones soberbias de sus protagonistas, destacando por encima del resto una Claire Danes que interpreta a una agente de la CIA con una personalidad tan fuerte como complicada. 9/10

New Girl || La comedia ligera del año, con Zooey Deschannel y sus extraños encantos como gancho principal pero que poco a poco ha encontrado su sitio añadiendo otros elementos y consiguiendo que el resto de sus personajes ganen carisma. El problema del humor surrealista que practica es que camina sobre una línea muy fina que separa lo desternillante de lo que, sencillamente, no tiene gracia, con lo cual todo el año ha sido una alternancia de capítulos buenísimos y capítulos para olvidar. Mención especial al personaje que interpreta Max Greenfield, que va camino de convertirse en fenómeno social y acapara toda la atención cada vez que sale en escena. 6/10

Person of Interest || Procedimental sobre un sistema que permite detectar potenciales víctimas y criminales antes de que sucedan los hechos, sin dar más información que sus números de la Seguridad Social. Vino precedido de una fuerte campaña publicitaria, y precisamente ese esfuerzo por atraer al público propició que parte de él quedara desencantado porque esperaba alguna historia con mayor envergadura y recorrido a lo largo de los capítulos. En sus primeras semanas, el co-protagonista Jim Cazievel le hace un flaco favor a la serie, lo que supuso para muchos descartarla definitivamente. Sin embargo, superado el tercio de la temporada empezó a dejar ver pequeñas píldoras de calidad en cada capítulo hasta conformar esa trama de fondo que los espectadores anhelaban. Sus personajes siguen siendo algo planos y el patrón de los capítulos permanece poco flexible, pero Jim Cazievel ya se siente más cómodo y ahora se hace patente una sensación de que está en constante mejoría. 7/10

Lo nuevo… y malo

Pan Am (cancelada) || Serie a medio camino entre el drama y la comedia ambientada en la época dorada de una compañía aérea histórica. Pronto tomó el camino del drama fácil con pequeñas historias poco innovadoras y previsibles, protagonizadas por un reparto del que solo la mitad parecía estar a la altura de las expectativas creadas. Ofreció unos pocos personajes que enamoraban, pero otros tantos detestables y prescindibles a partes iguales. Pese a cuidar mucho la ambientación, fue finalmente cancelada tras una temporada más corta de lo inicialmente previsto y que se había estabilizado, pero en un nivel relativamente bajo. El par de capítulos buenos que tuvo llegaron tarde y fueron insuficientes. 5/10

Smash || La propuesta musical del año utilizando el mejor marco posible: Broadway y la creación de un musical basado en la vida de Marylin Monroe. Aceptable durante el primer capítulo, pero cuyo interés se va perdiendo a pasos agigantados semana a semana. Se basa en gran medida en el principio de que “nadie es de fiar” y en algunos personajes especialmente elocuentes, pero no termina de cuajar. Los números musicales son correctos con alguna excepción sobresaliente, pero muchos personajes pecan de demasiado simples. Renovada para alegría de los no cada vez menos que siguen fieles a ella, mientras otros como es mi caso la terminamos abandonando tras el segundo mes. 4/10

Touch || Probablemente el mejor episodio piloto del año, presentado con semanas de antelación a la emisión regular de la serie. La historia de un niño autista y su padre desde el momento en el que éste descubre que el chico es capaz de anticiparse al futuro a través de las conexiones matemáticas del universo. Recurre en exceso a los golpes de efecto y los pequeños detalles visuales repartidos por cada capítulo, y la sorpresa y admiración decae a los pocos capítulos. Para colmo, echa mano cada vez más de la lágrima fácil a través de los reencuentros y la “música para llorar”. Renovada tras muchas dudas, pero abandonada por mi parte tras 6 capítulos que parecían cortados por el mismo patrón. 3/10

Alcatraz (cancelada) || Ya es tradición que cada año aparezca una serie que aspira al título de “Sucesora de Lost”, si bien esa etiqueta ha supuesto siempre más una maldición que una ventaja. Alcatraz es una serie que vuelve a explotar la fórmula de un gran misterio sobre el que ir planteando varias preguntas por cada nueva respuesta, esta vez hablando sobre cómo los reclusos de la prisión norteamericana vuelven a aparecer en San Francisco años después de desaparecer sin explicación. El piloto cumple con lo que promete, pero los posteriores capítulos arriesgan muy poco cayendo en la trampa de ser repetitiva en exceso. Tras un final correcto pero que no entusiasmó a nadie (o eso me han contando, ya que yo la abandoné), ha sido finalmente cancelada y será una serie olvidada con el paso de los años. 4/10

Lo viejo, pero que sigue en forma

Sherlock || Segunda temporada de la mini-serie británica de tres capítulos por temporada que moderniza la figura de Sherlock Holmes y John Watson. Tras un primer capítulo soberbio que potencia y mejora todo lo que la hizo buena en su estreno, le sucede un segundo capítulo algo inferior y un tercero que levanta una gran expectación. En mi caso, quizás fruto de esperar demasiado, ese cierre de temporada me parece algo por debajo de las expectativas. En cualquier caso, ya quisieran la mayoría de series que cualquier capítulo suyo tuviera el nivel de los peores capítulos de Sherlock. Una delicia tanto por sus recursos visuales como por el desarrollo de los casos. 8/10

The Big Bang Theory || Quinta temporada de la sitcom centrada en 4 talentosos nerds y su rubia vecina. En mi opinión la mejor de cuántas llevamos, gracias a saber ampliar muy bien su universo explotando a los dos últimos personajes femeninos en llegar. A mayor cantidad de personajes aprovechables, menos necesidad hay de abusar de los ya existentes, especialmente un Sheldon Cooper que corría el riesgo de empezar a mostrar síntomas de fátiga. Se le acusa de introducir demasiado el tema del romanticismo en algunos capítulos, especialmente el que cierra el año en curso, pero creo que beneficia más que perjudica a la serie. 7/10

Game of Thrones || No se trata de un estreno, aunque para mí si que lo haya sido. Adaptación de las saga literaria fantástica “A Song of Ice & Fire”. Tras devorar los 10 capítulos de su primera temporada en menos de dos semanas empecé a leer los libros originales, por lo que al inicio de la segunda temporada ya me había adelantado y mi actitud frente a la serie ya no era la misma. Pese a ello, este segundo año que parecía empezar algo por debajo del primero ha ido yendo a más, hasta el punto en el que no sabría decir si iguala o mejora al original (el cuál me parece brillante). Cada vez opta más por introducir variaciones respecto a su embrión, pero se trata de cambios que favorecen el tipo de narración que requiere la TV y cuentan con la aprobación personal del escritor. Me parece una serie imprescindible. 8/10

Californication || Una temporada más de la comedia para adultos protagonizada por David Duchovny. Y es exactamente eso, un año más. No introduce grandes novedades, pero por ahora no le ha hecho falta ya que la fórmula conocida sigue funcionando. Se vuelve a pecar en exceso del recurso de separar y juntar las mismas parejas una y otra vez, lo cuál puede ser un riesgo si no llega pronto algún cambio que proponga algo nuevo. Este año no se han aprovechado todo lo que se podrían las escenas que comparten los personajes de Hank Moody con Charlie Runkle, siempre sinónimo de los mejores momentos de la serie. 6/10

Lo viejo, pero con mala pinta

Fringe || Serie de ciencia-ficción que, hasta el pasado año, consideraba la mejor de todas las series que sigo a ritmo de emisión. Una cuarta temporada que tenía la difícil tarea de dar continuidad a un muy potente cierre del año pasado, y que creo que ha fracasado estrepitosamente en el intento. Durante todo el año ha echado por tierra prácticamente todos los argumentos por los que en su día aseguré que “ya era mejor que Lost”. Aparente improvisación, un juego de aliados y villanos ambiguos que nunca llegó a funcionar, y una sensación de que se disponía de todo el tiempo del mundo para preparar algo grande, cuando se trata de una serie en constante peligro de ser cancelada de forma abrupta. Para colmo, a tres capítulos del final de temporada se presenta un episodio efectista con la única intención de demostrar de qué se puede ser capaz, pero que no compensa el despropósito anterior y tiene un mérito mucho más relativo que el que algunos espectadores le pretenden atribuir. Aún con todo, el final de temporada da pie a que podamos “correr un tupido velo” y el próximo año, oficialmente anunciado como el último, retome la buena senda. 5/10

Glee || Era de esperar que la fórmula gamberra de serie musical juvenil irreverente terminara agotándose y cayendo en el error de ser una más de las series que pretende parodiar. Es decir, una serie más de adolescentes en el instituto. No ha sabido evolucionar a tiempo y el nivel a la baja de los números musicales tampoco ha conseguido retener al espectador adulto, reduciéndose a un fenómeno fan con una esperanza de vida muy difícil de pronosticar. Me cuentan que algunos capítulos posteriores a mi decisión de abandonarla rozan el ridículo. 2/10

Dexter || La serie del asesino en serie de Miami tenía el objetivo de remontar el vuelo tras una cuarta temporada que se percibía como la peor hasta la fecha. Un retorno para el que la gente era optimista ya que en los tres primeros años la serie se había ganado suficiente crédito y reputación como una de las mejores de la televisión. Y la nueva temporada podría haber funcionado pero cometió el grave, gravísimo error de basar toda su fuerza en un giro argumental que debía haber cogido por sorpresa al espectador pero, sin embargo, muchos vieron venir desde las primeras semanas. Perdido el principal atractivo de la propuesta, solo quedaron como notas positivas una muy decente actuación de Colin Hanks y un final que, esta vez si, promete un punto y aparte que obliga a que la próxima entrega sea muy especial. 5/10

Los clásicos que se despiden

Desperate Housewives || Las intrigas de las mujeres de Wisteria Lane ya tenía un hueco asegurado en la historia de la televisión, gracias a pertenecer a ese par de años que dieron el pistoletazo de salida a la nueva edad de oro de la ficción en la pequeña pantalla. Mujeres Desesperadas empezó como un drama cuidado hasta el detalle, con pequeñas subhistorias cuyo único objetivo era acompañar a un gran misterio por temporada de un nivel muy alto. Tras los primeros años, la serie cayó en la desidia y se fue convirtiendo gradualmente no solo en una comedia, si no en una de las malas. En su penúltimo año, el regreso de algunos de los mejores personajes que la inauguraron trajo consigo ínfulas de aquella calidad que atesoró en su día, suficiente para renovar el interés del espectador. La última temporada no mantiene la remontada, pero tampoco vuelve a los niveles deplorables del ecuador de la serie. El final es correcto, respetuoso con el espectador, pero abusa descaradamente de demasiados tópicos para dar un final a sus protagonistas. 6/10

House || Otra abanderada de la historia reciente de la televisión, que en este caso no tardó en caer en la repetición hasta ser motivo de sorna entre los espectadores por su predecible patrón de acontecimientos semana a semana. Desde el principio se caracterizó por dos cosas: un genial protagonista, y dos o tres capítulos dignos de museo mezclados en cada temporada. Pero solo con eso no justificas otra veintena de insulsos episodios por año. El final de la serie, que se emitirá la noche del próximo lunes pero que tendría que haberse producido hace muchos años, parece que recurrirá a su mejor arma: sus dos mejores personajes, y ojalá que un estilo de narración fuera del habitual. 5/10

Menciones especiales

The Confession || Microserie a través de “Hulu”, servicio norteamericano de contenidos por Internet. El puente de Kiefer Sutherland entre la finalización de 24 y el inicio de Touch. Austera en decorados (casi todo transcurre en una iglesia) y en duración (un puñado de capítulos de unos pocos minutos), pero muy bien compensados por la pareja protagonista y el intercambio de golpes en los diálogos. De ambientación muy oscura, y creyendo por momentos estar viendo al alter-ego maquiavélico de Jack Bauer. 7/10

Facebooktwittergoogle_plus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *